Las personas que llegan al gabinete natural o a la escuela  a veces se preguntan quiénes somos, como hemos llegado hasta aquí cual es nuestro camino o nuestra historia.

DE LA ENFERMEDAD AL  MUNDO CUÁNTICO.

Un camino personal

Por Raquel Cabo

Nuestra historia, al menos mi historia, comienza con una enfermedad que tuve con 25 años, llamada espondinitis, autoinmune y  crónica, sin cura posible,  al menos en aquel momento. Mi enfermedad “milagrosamente” no evolucionó, seguramente por el gran viaje interno que realicé; en aquel momento tuve que cambiar de profesión, dejé el periodismo, que ni me llenaba ni me parecía coherente con lo que sentía, mi casa, mi pareja, en fin todo, e hice un profundo cambio espiritual. Fue un sock, todas mis creencias cambiaron en pocas semanas y en algún momento piensas que vas a caer en un vacío del que no te vas a recuperar, pero después de todo caos viene la calma.

A partir de ese momento mi concepto de mundo y de enfermedad cambió radicalmente. Para mí la enfermedad había sido un empujón ineludible para que mi alma me enfocara en el camino que estaba destinado para mí. Me abrió los ojos a un mundo nuevo, difícil, y extraño que con mi mente racional me costó aceptar.

Poco a poco esta visión más amplia me ha dado la oportunidad de observar el universo y sus significados simbólicos con otra perspectiva.  Ya no veo la enfermedad como una enemiga; ya no veo lo invisible como imaginación, sino que me veo como una persona capaz de vivir la realidad como tú, pero a la vez poder mirar la vida desde un microscopio para ver lo pequeño y lo cuántico y desde un macroscopio, para ver la dimensión de lo universal.  EL OBSERVADOR, es decir, no juzgar lo que se ve, y observar la realidad como si viera una película, sin implicación emocional,  abrió mi mundo a percepciones increíbles.

Es verdad que de pequeña tuve ya percepciones de ese tipo; (en realidad todo el mundo las tiene antes de los 7 años, pero casi nadie las recuerda), pero ahora podía comprender lo que veía y sentía y combinarlo con mi parte mental más analítica. Y Se me abrió el corazón

Cuando unes la intuición y el instinto con la capacidad de desarrollar tu mente, toda tu vida cambia. Ya nada es aburrido, las dimensiones se superponen unas con otras formando entramados de presente, pasado y futuro.  Llegan recuerdos de otras vidas, y los antepasados comienzan a pedir tu ayuda.

TODO ESTO FORMA PARTE AHORA DE MI FORMA DE ABORDAR LAS TERAPIAS NATURALES Y DE AYUDAR A LAS PERSONAS A CONECTAR CON LAS NECESIDADES DE SU ALMA. PARA RECUPERAR EL EQUILIBRIO DE TODOS SUS CAMPOS ENERGETICOS, FISICO, MENTAL EMOCIONAL Y CUANTICO.

 

Te propongo un juego, abre tu mente, tu corazón y tu estómago a la atención plena, y comienza a ver la realidad sin juzgar, solo como un observador de un mundo lleno de posibilidades infinitas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.